Inicio > General > Declaración Universal de los Derechos Humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos


¿Y la participación de las mujeres?

Bertha Lutz

 

Eleanor Roosevelth.

 

La participación de las mujeres

 

“La referencia a los “derechos humanos” y no a los “derechos del hombre” —como se identifican en otras proclamas y declaraciones y como lo establecía en un primer momento la versión en español de la propia Declaración Universal— supone también un aporte significativo al reconocimiento de la importancia del lenguaje en la expresión formal de los derechos; coincidente con la igualdad de género, las reivindicaciones del movimiento feminista y los derechos de las mujeres, quienes, si bien durante el proceso de redacción y adopción de la Declaración tuvieron una participación proporcionalmente minoritaria a la de los hombres, en modo alguno sus aportaciones fueron menores. Así lo evidencia el papel fundamental que a lo largo de todo el proceso, e incluso años después de su adopción, tuviera Eleanor Roosevelt”.

 

Nombres de las pioneras

 

“Bodil Begtrup, Delegada danesa que presidía en ese momento la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (Commission on the Status of Women); Hansa Mehta y Lakhsmi Menon, representantes de la India (la primera, ante la Comisión de Derechos Humanos y la segunda, ante la Asamblea General); Minerva Bernardino, Delegada de República Dominicana y Presidenta de la Comisión Interamericana de Mujeres; Bertha Lutz, Delegada de Brasil; Shaista Ikramullah, representante de Pakistán, y Mabel Newlands, de Nueva Zelanda. Algunas de ellas tuvieron una activa participación desde la Conferencia de San Francisco junto con otras representantes como es el caso de Virginia Gildersleeve, de Estados Unidos; Amalia González Caballero de Castillo Ledón, de México; Wu Yi­Fang, de China; Isabel P. de Vidal, de Uruguay; Cora T. Casselman, de Canadá, y Jessie Street, de Australia, entre otras asesoras y asistentes. Entre los 160 representantes de los 50 Estados participantes, sólo cuatro mujeres firmaron la Carta de la Organización: Minerva Bernardino, Bertha Lutz, Wu Yi­Fang y Virginia Gildersleeve. Resultó simbólicamente relevante también la lectura de la “Carta Abierta a las Mujeres del Mundo”, por Eleanor Roosevelt, en la primera sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, celebrada en Londres en 1946, firmada también por Minerva Bernardino, junto con Marie­Helene Lefaucheaux, de Francia, y 14 Delegadas más a la Asamblea General”.

 

 

El lenguaje sí hace la diferencia

 

“De hecho, la influencia del movimiento feminista y de los derechos de la mujer en el lenguaje de la Declaración se advirtió desde el primer momento, durante el proceso de redacción de su artículo primero. Al respecto, la Comisión de Derechos Humanos, encargada de la preparación del primer borrador, en su Tercera Sesión (celebrada en Lake Sucess, del 24 de mayo al 18 de junio de 1948) aceptó la propuesta —presentada inicialmente por Bodil Begtrup, Delegada danesa; y secundada por Hansa Mehta, de la India, y Minerva Bernardino, de República Dominicana— de modificar los términos “hombre” (men) y “como hermanos” (like brothers), que aparecían en el texto en inglés del proyecto de dicho artículo, por “seres humanos” (human beings) y “en un espíritu de hermandad” (in a spirit of brotherhood),15 respectivamente, propuesta que generó también la revisión posterior del lenguaje de todo el documento preliminar, artículo por artículo, a fin de no incurrir en un lenguaje sexista”.

 

“El título original del texto en español fue “Declaración Universal de Derechos del Hombre”. Posteriormente, la Asamblea General, en su resolución 548 (VI) del 5 de febrero de 1952, determinó modificar todos los documentos de trabajo en lengua española, en el sentido de aludir a “derechos humanos” en lugar de “derechos del hombre”, por considerar que el contenido y la finalidad de la Declaración “tienen un amplio significado que no cabe dentro del título en lengua española de “derechos del hombre”, teniendo en cuenta además que el cuerpo del instrumento alude a la expresión “derechos humanos” y que distinguidos representantes hispanoamericanos “han expresado su preferencia por la terminología empleada en la Carta””.

 

 

(Texto tomado de Mauricio Del Toro, La declaración universal de los derechos humanos: un texto multidimensional. México 2012)

Referencias: Mauricio del Toro (México 2012); Torild Skard, “Getting our History Rights: How Were the Equal Rights if Women and Men Included in the Charter of United Nations?”, Forum for Development Studies,Niamh Reilly, Women’s Human Rights. Seeking Gender Justice in a Globalizing Age; Devaki Jain, Women, Development, and the UN. A Sixty-year Quest for Equality and Justice; Hilkka Pietilä, The Unfinished Story of Women and the United Nations.


Categories: General Tags:

Miércoles, 11 de diciembre de 2013